martes, 22 de diciembre de 2015

DÍA DE SUEÑOS Y DE FRUSTRACIONES

Hola a todos.
Hoy, es 22 de Diciembre.
Se celebra el Sorteo de la Lotería de Navidad. Es un día muy especial para mucha gente.
Todos, incluida yo, soñamos con que nos toque el Gordo de la Lotería de Navidad. Es una fuerte suma de dinero. Una cantidad de dinero con la que todos salivamos al pensar en ella. Deseamos tener esa fuerte suma de dinero. Queremos hacer muchas cosas con una suma de dinero tan elevada. Soñamos con pagar las deudas que tenemos. Todos soñamos con darnos un capricho. Un viaje...Comprar un coche de alta gama. Comprar una gran casa.
Son sueños imposibles de realizar. Sueños que son, en realidad, más bien egoístas. ¿No os parece?
Pero el ser humano es egoísta por naturaleza. Siempre piensa en sí mismo antes que en otras personas. Suena duro de decir.
Hoy, es el día en el que se cumple el cuento de La Lechera. ¿Os acordáis de ese cuento? La lechera sueña con vender un cántaro de leche que lleva sobre su cabeza. A partir de ahí, empieza a alucinar. Con lo que va a comprar. Con el dinero que va a ganar. ¿Os acordáis de cómo termina el cuento?
Es bastante cruel decirlo. Lo admito.
Esto es algo que va a ocurrirnos a todos en el día de hoy. Es imposible que haya alguien que no haya comprado un décimo de Lotería. ¡Lo digo de corazón!
Puede que sólo se haya comprado un décimo de Lotería. Pero hay gente que gasta mucho dinero en comprar décimos con distintos números. De este modo, piensan, tendrán más suerte. Se llevarán algo. Todos deseamos que nos toque el Gordo. Otros tantos se conforman con que les toque sólo la pedrea. Hay muchas esperanzas depositadas en el día de hoy. Demasiadas esperanzas...
Soy pesimista en este aspecto. Pero quiero tener ilusión. Quiero pensar que éste será el año.
Tocará el gordo. Y podré hacer realizar muchos sueños. Lo dice un anuncio.
No tenemos sueños baratos. ¿No pensamos en ayudar a los demás? En un primer momento, cuando se nos pregunta, todos respondemos que queremos ayudar a los demás.
¿Lo decimos de corazón? ¿O lo decimos porque hay una cámara delante?
No queremos quedar mal delante de un micrófono. No queremos quedar como unos egoístas.
Y vuelvo a lo que he dicho antes. El ser humano es egoísta.
No es culpa de nadie. Somos así.



Son muchísimos años soñando. Comprando décimos. Celebrando el triunfo que supone ganar el Gordo. Trazando proyectos. Y también sufriendo.
Hoy, es un día también de desilusión. El Gordo toca a unos afortunados. Pero no toca al resto de los mortales.
¿Qué ocurre hoy con esas personas? ¿Qué les pasa por la cabeza?
Sus sueños no se han materializado. No se han cumplido. Han depositado todas sus esperanzas en este día. Unos pocos logran su meta.
¿Qué pasa con los demás? ¿Qué es lo que sienten? Para empezar, sienten muchísima rabia. En algunos casos, les duele ver la alegría de los demás. Piensan que es algo injusto. Quitan la tele. O quitan la tele o la rompen.
Es lo que una servidora suele hacer todos los 22 de Diciembre. Quitar la tele.
¿Por qué nos molesta ver a otras personas felices? ¿No deberíamos de alegrarnos nosotros también? Al parecer, no es el caso.
Hoy, es un día cargado de ilusiones. Pensamos que nuestros sueños se van a hacer realidad.
La realidad, al no cumplirse esos sueños, es muy dura.
Nos enfadamos. Nos ponemos tristes. Nos sentimos frustrados.
Juramos no volver a gastar ni un céntimo en un décimo de Lotería nunca más. Pero sabemos que nos estamos engañando a nosotros mismos. Volvemos a comprar un décimo del Sorteo de la Lotería de Navidad. Volvemos a depositar nuestras ilusiones en ese Sorteo.
Suerte a todos los que han comprado un décimo de ese Sorteo. Puede que no les toque. Pero...Hemos de ser realistas.
Hemos de pensar en positivo. ¿Se puede pensar en positivo tal y como están las cosas en este momento? Lo ignoro.
De momento, no son todavía las dos de la tarde. Hay tiempo para soñar. Y puede ser que este año se cumplan nuestros sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada